Mientras vuelo lejos de ti, hacia un continente que tanto me gusta y donde  he pasado gran parte de mi vida, o la más importante hasta que llegaras tu, la he pasado aquí en  Asia,  por la ventana del avión entra una luz roja de un sol que dejo atrás, un sol que todavía estará iluminando ese lugar donde tu estas, seguramente disfrutando del presente, todavía sin pensar en el futuro, y de momento sin echarme de menos.

Hace 10 meses miraba la  vida de diferente manera, mis prioridades y mis sueños eran otros, hoy es el primer día que me alejo tanto tiempo de ti, 5 días. Y precisamente no son 5 días de ocio son 5 días de trabajo. Y siento un vacío o un algo, siento que dejo a un pequeño solo, pero por supuesto estoy segura que estas muy bien cuidado, porque tu padre y las personas que tienes a tu alrededor te quieren tanto como yo y te van a cuidar muy bien.

Estos últimos tiempos se está hablando mucho del concepto “mom-shaming”, una nueva palabra y tendencia que seguramente como tantas estará un tiempo en boca de todos y dentro de poco desaparecerá o será destronada por otro  concepto .

Dicen que las madres como yo, somos madres desnaturalizadas…

¿Qué es ser una madre desnaturalizada?

Si ser una madre desnaturalizada es ser una personas con ambición, con interés por la vida , con proyectos y con sueños, si eso es, yo soy una de ellas. Pero por ser o querer todo esto no dejo de amarte como a lo que mas quiero en este mundo. Desde el momento que nosotros decidimos tenerte te quiero más que a todo lo que nunca soñé hacer .

Hace ya unos años que decidí escuchar mi corazón, y me di cuenta que si escuchaba mi corazón y hacia lo que sentía, eso me hacia ser feliz. Pienso que soy una persona muy muy afortunada , porque hago lo que me gusta, aunque algunas veces también tenga que hacer unas cosas que no me gusten… en general hago lo que me apasiona.

Pues eso, que parece hijo que en este mundo en el que vivimos si nosotras escuchamos a nuestro corazón y intentamos hacer lo que nos gusta, puede que no esté del todo bien. Esta es nuestra sociedad, bienvenido al mundo que un elevado de personas se permite la libertad de opinar sobre los demás .

Hace tiempo como te decía descubrí que para que las personas que estén a mi lado se sientan bien y yo les pueda dar lo mejor de mi misma tenia que escucharme a mi misma.

Es verdad que también que esto siempre lo he podido hacer antes y ahora porque tengo a mi lado personas como tu padre o nuestra familia, abuelos , tíos, primos… que lo hacen posible, pero siempre dije que las cosas siempre se consiguen en equipo.

Dicho esto lo más importante de toda esta reflexión por la que te escribo es que quiero decirte que no me siento mala madre porque me he  ido 5 días, te quiero más que hoy a la mañana cuando me he separado de ti y menos que el viernes que viene cuando vuelva.

También quiero decirte que estés  tranquilo, que seguramente nunca vas a sentir esto que tu madre esta sintiendo en este momento, y espero que ese día que tu si decides ser papá el mundo  haya dado un paso muy grande, de esos de gigante y la madre de tu hijo o hija no haga este tipo de reflexiones.

Te quiero.