Después de un día entero de descanso se ven las cosas mucho mejor, y ahora si que puedo empezar a daros las gracias y a compartir el Annapurna con todos vosotros.

Como todos vosotros sabéis, el sábado día 17 hicimos cumbre en el Annapurna a las dos de la tarde, después de una ascensión larga y muy dura. Ya esperábamos que fuera largo, porque habíamos instalado el C4 a 7100 metros, lo que supone que el día de cumbre teníamos que ganar casi 1000 metros de desnivel.

Salimos a las 4 de la mañana hacia la cumbre. Poco a poco fuimos ascendiendo por unas rampas verticales de nieve y hielo, hasta llegar a un corredor que lleva a la cima, y que resultó más largo y más difícil de lo que esperábamos. Al final del corredor te encuentras con tres “cimas”. Tras una breve discusión sobre cuál era la más alta, decidimos subir a las tres para que no hubiese ninguna duda.
 
Muchos de vosotros os preguntareis en qué pensaba ahí arriba, o qué sentía. Sentía felicidad. Era feliz por haber elegido la vida que tengo, por escalar montañas, por compartir aquel momento con mis amigos, y con todos vosotros. Pensaba en mi familia, en todo lo que sufren ellos para que yo sea feliz, y por supuesto en todos los que me quieren y me han querido.

También hubo un momento para una persona importante en mi vida: Iñaki Ochoa de Olza. Sentí que él estaba en aquella cumbre conmigo, como creo que ha estado a nuestro lado durante toda la ascensión, para que no nos pase nada. Iñaki, el sábado hicimos cumbre 10 personas en el Annapurna. Asier, Nacho, Alex, Jambu, Migma, Migma sherpa, Pasand, Joao Gracia , yo y por supuesto TÚ.

Ahora, ya en el campo base y descansando, sólo pensamos en el día de mañana, cuando viene el helicóptero para llevarnos a Katmandú. Allí descansaremos durante 3 días antes de viajar a Tíbet, donde nos espera el Shisha Pagma.

Desde esta tienda de campo base del Annapurna, entre alegría y lágrimas, os tengo que dar las gracias a vosotros, porque vosotros sois la fuerza que ahora necesito para seguir, para poder escalar el Shisha Pagma.

Nota de la redacción: el navarro Iñaki Ochoa de Olza falleció en el Annapurna en primavera de 2008.