No vamos a dar saltos todavía, pero parece que por fin llega el buen tiempo, aunque mañana os lo podré confirmar del todo. Si el parte que nos ha enviado Vítor Baia  se cumple, el domingo por fin saldremos para arriba. Mañana sábado tomaremos una decisión.

No veo a nadie muy nervioso, o por lo menos eso me parece. Yo mas que nerviosos les veo muy cansados, y no físicamente, quizás más mentalmente, pero como os decía en alguna otra ocasión llevamos más de dos meses fuera de casa y las condiciones de vida aquí arriba son duras, además llevamos mucho tiempo parados en este campo base, y eso acaba desgastando mucho psicológicamente.

En el Annapurna si les veía nerviosos, y yo también lo estaba , pero aquí quizás las cosas las vemos mas fáciles, y eso me da miedo. No me gustaría pecaramos de confianza por que el Shisha Pangme es una montaña muy seria y la verdad que me preocupa.

Esta es la quinta vez que vengo a esta montaña, y quizás siempre la hemos infravalorado, por que era la mas pequeña, por que se supone que no es difícil, etc… pero la realidad es que a mi, en cuatro ocasiones me ha mandado a casa sin poder hacer cumbre.

Y ahora me empiezo a comer la cabeza , y si en esta ocasión nos pasa lo mismo? y si en esta ocasiona tampoco subimos. hoy me he pasado una hora encima de una roca mirando hacia la cumbre, no sabia que decirle, ya le he dicho tantas cosas , que no me salían las palabras. Quizás estoy asustada? quizás a la hora de la verdad me va entrar el miedo? no lo se. Lo que tengo claro es que vamos a estar tranquilos, esperaremos a que nos de ese día de buen tiempo, y saldremos para arriba.

Ahora después de tanto tiempo y tantas expediciones, tengo que centrarme mas que nunca y no dejar llevarme por las prisas, por los nervios, o por lo demás.

Pero no esta siendo nada fácil. Las sensaciones son raras.

Aquí ya son las 7 de la tarde, y Nati nuestro cocinero, ya nos esta llamando para la cena, se olle el grito de cada noche “soup ready!”

Mañana os cuento algo mas .

Un beso a todos.

Edurne