Hoy no ha parado de nevar en todo el día y se prevé que siga nevando hasta el día siete, por lo que tendremos que aguantar un poco más: luego parece que va a salir otra vez el sol. La verdad es que esta humedad y este frío son muy desagradables.

Ahora son las 5 de la tarde y estamos en medio de una sesión de cine. Nuestros amigos del campo vecino han venido a compartir la película con nosotros: el mexicano Jorge Salazar Gavia, Roberto Rodrigo, de Baracaldo, y (¡por fin otra chica en el equipo!): Isabel García, de Burgos. De esta manera la tarde se hace mucho más amena y divertida.

También hemos hablado con Ferran Latorre. Ayer por fin salido del hospital, la operación fue muy bien, y ahora tendrá que recuperar durante unos meses. Está un poquito triste, ya que no es fácil todo lo que esta pasando. Desde aquí intentamos mandarle mucha fuerza y mucho cariño, que se lo merece. Y deseamos que se recupere pronto, que este verano tenemos que hacer muchas cosas juntos. ¡Ánimo “Ferracuti”!

Como veis hoy os cuento algo más; quizá porque estoy más animada. La gran sorpresa del día y una de las cosas que me ha animado mucho es el email que he recibido de Gerlinde Kaltenbrunner desde la cara norte del Everest. Como muchos sabréis, ella y su marido Ralf van a escalar el Corredor Hornbein en la cara norte del Everest: una vía muy dura y comprometida, una gran escalada.

Gerlinde me preguntaba cómo estábamos y me pedía que tuviera mucho cuidado en el Shisha. También me decía que teníamos que celebrarlo de vuelta a Katmandú. ¡Qué grande es! Muchos de vosotros me lo habéis dicho durante estos días: Gerlinde es grande. Y yo os lo confirmo: Ella es grande como escaladora, pero mucho, mucho más grande como persona. Os lo digo de verdad: es una persona que merece la pena conocer, que tiene unos valores de la vida y de la escalada fascinantes. Por eso y por mucho más yo la aprecio y la quiero tanto. Desde aquí, yo y el equipo emos darle un empujón hacia arriba a ella también, para que haga el Everest, y os pido que vosotros también le envíeis vuestro apoyo.

Mientras… Parece que la película está muy interesante ya que todos están muy atentos. Como es una película de acción, se han apuntado a verla hasta los sherpas. No entienden nada, pero como hay coches y tiros, están a gusto. Desde esta silla los miro a todos, y veo historias diferentes en vidas diferentes. Y sin embargo, estamos todos reunidos delante de un ordenador, en una tienda, y con un sueño compartido: escalar el Shisha Pangma.