Al quitarme los crampones a la salida del Ice Fall y caminar hacia nuestro campo base ya hemos sentido el campo base. Los olores de las distintas cocinas nos han abierto el apetito y hemos percibido una sensación de alivio.
Estos cuatro días han sido largos ahí arriba, pero la verdad es que nos han venido muy bien para la aclimatación. Hoy por la mañana a las 7 ya estábamos desayunando en campo dos y soñando con la ducha del campo base. Hemos salido media hora más tarde hacia abajo. Hacía mucho frío y como todos los días hemos visto una hilera de sherpas hacia el campo cuatro. Increíble, nunca he visto una cosa como esa. Todos los sherpas de las expediciones comerciales están llevando el oxigeno al collado sur, para luego subirlo a la cumbre.

El otro día, cuando llegue al campo dos, me sorprendí. Sabia que el campo dos estaba equipado con cocinas, cocineros, sillas, mesas y etc…… pero mi recuerdo del año 2003 no era el que he visto. Era otro campamento muy parecido a este, con todo tipo de comodidades. La verdad, te sorprende como tienen que trabajar los sherpas para subir todo eso hay arriba. Nos hemos cruzado con algunos sherpas, que ya no se si llamarles sherpas o porteadores de altura, por que hay sherpas que solo se dedican a subir todas estas cosas ahí arriba y les ves cargados, muchas veces con fardos que superan su peso. Les admiro mucho. Y encima siempre tienen una sonrisa. Cada vez que nos cruzamos nos saludan y me dicen DIDI, que quiere decir hermana mayor en nepali. Son increíbles. Otra de las cosas que me sorprende mucho es que todos estos días he visto muchos más nepalís que occidentales. De la media, si nos hemos cruzado con 20 nepalís solo uno era un occidental. Como os digo, siempre amables, y sonrientes.

Para las diez y media ya estábamos en nuestro campo base, donde nos esperaban todos, con los brazos abiertos. Dicen Pablo y los chicos de la productora que cuando estamos arriba nos echan de menos. Será que somos un poco bulliciosos. Nada mas llegar, una buena ducha y el desayuno. Es el mejor momento. Sabes que las cosas las has hecho bien y que ahora toca descansar un poco antes de pensar en la próxima subida. Estamos contentos por que ya tenemos el campo tres montado y la aclimatación va perfecta. Todos nos encontramos muy bien, según Pablo, y la aclimatación es perfecta.