Hoy por fin hemos llegado al Campo Base Avanzado del Shisha Pangma, después de una larga marcha desde el Campo Base Chino que abandonamos juntos con los yaks a primera hora de la mañana.

El terreno es muy árido y sencillo lo que nos permitía llevar los teléfonos thuraya a mano, para seguir en contacto con el Campo Base del Annapurna donde como sabéis que ayer se realizó un numeroso ataque a cumbre, que alcanzaron tanto el fuerte equipo koreano, como nuestros buenos amigos, Juanito Oiarzabal, Carlos Pauner, Tolo Calafat, Jorge Egocheaga, Martin Ramos y el rumano Horia Colibasanu, además de sus sherpas de altura.

Hemos compartido con ellos en el Campo Base del Annapurna hasta hace muy pocos días, y ayer nos alegró mucho conocer la noticia de su cumbre, aunque nos preocupaba el horario que habían hecho Tolo, Juanito y Carlos que llegaron a cumbre demasiado tarde. Todos sabemos lo peligroso que resulta eso para el descenso. Por eso hoy recorríamos nuestro camino pensando en ellos, con los teléfonos abiertos, esperando recibir noticias que nos confirmaran que se encontraban bien, y que el podían completar el descenso, pero no ha sido así…

 

Ahora mismo, nosotros sólo pensamos en ellos y rezamos para que puedan completar el descenso hasta el Campo Base lo antes posible.

Nuestros corazones están en el Annapurna, con Tolo, con Juanito, con Carlos y con Horia, sabemos están muy cansados pero también sabemos que son muy fuertes y muy buenos montañeros, y que entre todos van a conseguir rescatar a Tolo y bajar de allí.

Aquí ya es de noche pero no creo que podamos dormir mucho.

¡Mucha fuerza a nuestros amigos del Annapurna!

Edurne Pasaban