Son las 18.00h., hora nepalí, y los problemas se acumulan: la ventisca se ha convertido en muy intensa, la mayor desde que estamos aquí (no estaba prevista en el parte, tan solo un poco de nieve), tanto en el 1 como en el base; ya ha pasado lo peor, creemos; allí la han superado sin problemas pero aquí nos ha supuesto dificultades con un par de tiendas y el generador pero creo que ya lo tengo controlado.

Los importantes tienen dos novedades: un grupo de alemanes que no han podido hacer cumbre en los días pasados han llegado de retirada al campo 1 y no tienen tiendas, de modo que han tenido que ser “asilados” en las nuestras; por otro lado, Mingma ha debutado con una diarrea (qué momento!!), lo que ya sabréis que, aparte de la incomodidad, supone un riesgo de deshidratación; vamos a ver qué tal responde a las medidas tomadas.

Lo que parece claro es que esta ascensión no va a ser tan matemática como la del Annapurna, temo que vamos a ir tapando “vías de agua” sucesivamente; hay que aguantar estos dos días malos (ahora ya sólo queda uno y medio!) conservando las fuerzas; el ánimo también, claro, pero esto no es un problema!!

Redacción, edurnepasaban.com